Al Pueblo de Chihuahua

Chihuahua, Chihuahua. Marzo 2017
Al Pueblo de Chihuahua
Por: Fidel Chávez

Los braceros hemos sido defraudados, robados por funcionarios corruptos. Queremos que se nos haga justicia y se nos devuelva nuestro dinero: 1 millón 96 mil pesos por persona. Nuestro asunto legal está en la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a la espera de que se haga justicia. ¡Con la ayuda del pueblo trabajador lo lograremos!

Mientras tanto, vemos como pasa el tiempo y perdemos a compañeros braceros así como a sus esposas y/o viudas por la falta de servicios y atención médica. Ante ello, demandamos inmediatamente la ayuda social que nos pertenece de 10 millones de pesos para atender a los más necesitados. Compromiso anual con el Gobierno del Estado por haberse beneficiado en su momento del programa de Braceros. Del mismo modo, vemos como la frustración y decepción del pueblo de Chihuahua se incrementan al ver que Javier Corral falta a sus promesas de campaña y, en tiempo record, demuestra su demagogia. Remplazó al demócrata de campaña que prometió la garantía de libertades y derechos socio-económicos, por un feroz fascistoide (sic), que aplasta derechos humanos (libertad de manifestación), detiene a líderes de protestas y golpea manifestantes. También utiliza a sus títeres seudo-izquierdistas para vigilar y manipular a movimientos de rebeldía como el que despertó el Gasolinazo.

-La gente se pregunta con la vista al cielo ¿Y ahora qué hacemos? Si este gobernador salió peor que el anterior. Con ínfulas de príncipe de la nobleza no se digna a mirar al pueblo y manda a sus lacayos de tercer nivel a atender los problemas que le causan dolores de cabeza.

Uno de esos problemas sin real solución son los derechos de la Seguridad Social, casi veíamos que se marcaría un hito en la consecución de los mismos pues gobernaría un “Gran Demócrata”. No fue así. Vimos lo contrario, ayudado por un seudo-izquierdista encargado de la Secretaría de Desarrollo Social, quien en vez de repartir las tarjetas “Vive a plenitud” a los 165, 000 adultos mayores que las requieren, las niega justificándose con la falta de dinero. Al mismo tiempo que inició una campaña de terror con las personas que sí las tienen, buscando quitárselas bajo cualquier pretexto.

La seguridad social amparada en los artículos 22 y 25 de la Declaración Mundial de los Derechos Humanos no ha tenido cabida en nuestro país, y los gobiernos Estatal y Federal, prefieren las campañas filantrópicas encabezadas por el DIF y empresarios especuladores, que cumplir cabalmente con ésos derechos que también se plasman en nuestra Constitución.

Asimismo, los adultos mayores perseguimos el cumplimiento del servicio médico integral del artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales “Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda personal disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. Y la creación de condiciones que aseguren a todos asistencia médica y servicios médicos en caso de enfermedad”. No queremos las miserias de una atención médica deficitaria del Seguro Popular. Ya existe una resolución de octubre 2014, desde la Segunda Sala de la SCJN, para que: “cuando el Estado incumpla con la plena realización del derecho al nivel más alto posible de salud, aduciendo la falta de recursos, será este argumento insuficiente para que se tenga por demostrado”. No queremos que nuestro derecho a la salud siga siendo violado con el argumento de que “no tienen dinero”.

Por último, sabemos que no es agradable pero tenemos que tratar y dialogar con el gobierno del Estado, así que exigimos que salgan a atender los problemas populares como el nuestro con perspectivas de solución real, no sólo el escuchar y platicar para realizar minutas que rayan en el engaño. También se nos ha pretendido ignorar con el cuento de que nuestro asunto es Federal.

El problema es del Estado Mexicano, incluidos los tres poderes (Legislativo, Judicial y Ejecutivo), así como de los tres niveles de gobierno (Federal, Estatal y Municipal), lo mismo que el Gasolinazo.                         
¡10 millones anuales para los Braceros de parte del Gobierno Estatal!         
¡Repartición de 165 mil tarjetas de “Vive a plenitud”!
¡Condenamos enérgicamente la represión hecha por el gobierno Estatal a los 
movimientos populares!
Braceros “En vida queremos nuestro pago”.