Ley de seguridad interior, el golpe de Estado a Peña Nieto