viernes, 13 de junio de 2014

Brasil y el futbol

Carolina Bedoya Monsalve
El Movimientos de Trabajadores Sin Techo (MSTS) es el movimiento más organizado que tiene la ciudad de Sao Paulo, con casi 13 ocupaciones en terrenos que no tienen construcción. “Hay muchos otros grupos que hacen ocupaciones de edificios en el centro de la ciudad o en la periferia; esta práctica tiene mucho tiempo”, relata Pedro Biava, quien agrega que las calles y las constructoras de Sao Paulo casi todos los días están paralizadas por diferentes organizaciones, y son tan contundentes sus acciones que es inevitable que los grandes medios hablen de ellas.


Desde el 2013, Brasil es escenario de grandes manifestaciones. Las organizaciones se dieron cuenta que entre más cerca esté el inicio del Mundial, el gobierno accederá a la solución de algunas de las exigencias de los movimientos.


“Para nosotros estas pequeñas respuestas del gobierno son bastante, porque en Brasil pueden pasar décadas y no hay solución a problemas de vivienda o salud; empezar el Mundial con varias ocupaciones o protestas a unos cuantos kilómetros del estadio es una locura para la imagen que ellos quieren mostrar del país”, explica Biava.

Recientemente fueron desalojadas cerca de 4 mil personas que ocuparon un terreno cerca del estadio de fútbol. El fenómeno se repite  en los lugares que están cerca de alguna carretera principal o del metro, “seguramente pensando en la imagen que deben proyectar a los turistas y la prensa”, considera Leonardo Chagas.

Leer texto completo