viernes, 8 de junio de 2018

Minas, Metales y Poderes

Las aguas se tiñeron de rojo y la tragedia se desbordó a lo largo de 8 municipios, afectando a miles de personas. La gente presentaba quemaduras en la piel, daños en los ojos, infecciones... Se perdieron las cosechas y murió el ganado. Esta es la historia de cómo la negligencia provocó el mayor desastre ambiental minero y el gobierno respondió a medias.